¿Qué es IoT?

IoT (Internet of Things, el Internet de las cosas) da la vuelta al concepto de M2M (machine to machine). El IoT es una red que interconecta objetos físicos a través de la red, así mismo permite el intercambio de información de los dispositivos entre ellos mismos o a centros de control sin la intervención humana, capturando información clave sobre el uso y rendimiento de dichos dispositivos.

El Internet de las cosas potencia objetos que antes se conectaban mediante un circuito cerrado, como cámaras, sensores, comunicadores, Etc. Mediante el uso de la red de las redes: El Internet.

¿Qué es un dispositivo M2M?

Un dispositivo M2M (machine to machine) como su nombre lo indica es una serie de dispositivos capaces de establecer una comunicación con un servidor u otro dispositivo M2M.

¿Cuándo nace el Internet de las cosas?

La primera mención de la Red de las redes ocurre en el año 1990 cuando Jhon Romkey y Simon Hacket consiguieron conectar una tostadora a Internet, pudiendo así desde cualquier ordenador determinar su encendido, apagado y configurar el tiempo de uso.

A partir de entonces se supo el potencial que tendría el Internet de las cosas. En 1999 Bill Joy induce el concepto básico de el IoT y se percata de la importancia que tendría este aspecto a la hora de disponer el control sobre una multitud increíble de dispositivos.  

En el año 2011 se diseña el protocolo de direccionamiento de Internet IPv6, posibilitando la identificación de una infinidad de direcciones IP y haciendo posible el IoT. De los 5 mil millones de dispositivos que se encuentran conectados hoy en día, se espera que para el 2020 se supere la cifra con más de 25 mil millones de dispositivos con IoT.

¿Será posible conectar todo a la red?

Si, es posible. Quizás no ahora mismo, pero es probable que dentro de poco veamos muchas cosas con esta innovadora tecnología.

Los objetos con esta tecnología se diferencian del resto de objetos simples por contar con sensores, circuitos integrados y conectividad que les permite conectarse e intercambiar datos ya sea entre ellos o por Internet.

Cada uno de los objetos conectados tendrán una IP especifica con la cual se podrá acceder a él para recibir instrucciones. Así mismo se podrá contactar con un servidor externo y enviar los datos que recoja.

¿Y los datos personales que obtenga?

Esto es algo delicado, las ventajas de la IoT con respecto a seguridad física o de bienes es bastante alta, pero si pensamos en el tema de información personal es algo más riesgoso, ya que nuestra información estará en la Internet o en “la Big Data” y eso nos hace más vulnerables.

¿De qué es capaz el IoT?

  • Comunicación y cooperación – Identidad: Es capaz de conectarse a través de los servicios de Internet entre sí además de que el objeto será capaz de identificarse de manera única.
  • Capacidad de direccionamiento – Ubicación: Podrán ser localizables desde cualquier lugar de la red así mismo se podrá identificar donde dicho objeto ha estado.
  • Identificación – Estado: Será capaz de identificar sus características, así como el estado actual del objeto.
  • Localización – Contexto: El objeto tendrá conocimiento de su ubicación física así como su entorno.
  • Actuación – Criterio: Algunos objetos serán capaces de modificar su entorno así como comunicarse, identificarse y decidir su función a acción de su criterio.

¿Para cuándo veremos a gran escala la tecnología IoT?

Aún no hay fecha exacta, sin embargo, es claro que los avances tecnológicos actuales hacen que el Internet de las cosas sea una realidad en muchos objetos. La increíble evolución de las redes informáticas y lo que esto ofrece abre una ventana grande a la IoT.

Google y Apple han dado algunos pasos discretos con respecto a esto con sus aplicaciones Home Kit y Android@Home.

De igual manera está presente en pequeña escala en las empresas privadas como las industrias de producción en masa, control de infraestructura urbana, industria energética, sector de salud, control ambiental y prácticamente en muchos sectores comerciales.

Retos de fabricación de la IoT

El Internet de las cosas para su correcto funcionamiento necesita una serie de factores que quizás actualmente no cuentan todos los lugares del mundo, es por eso por lo que quizás el reto de fabricación a gran escala sea mayor en algunos lugares. Globalizamos los retos más importantes:

  • Energía: El consumo eléctrico por parte los dispositivos serán grande.
  • Ancho de banda: Gran y mejores enlaces, el uso de red podría provocar un colapso por el gran intercambio de datos. Mejores sensores: Se requiere investigación para que sean más funcionales y pequeños.
  • Fallas en dispositivos: Al ser dispositivos de uso específicos es probable que las actualizaciones sean más tardías.
  • Privacidad: Proteger la información personal sería un requisito.
  • Vulnerabilidades: Los equipos de cómputo tradicionales están más a riesgo de las vulnerabilidades.