La fotografía tiene esa hermosa capacidad de capturar distintos escenarios o situaciones de la vida.

Sucede ese momento donde decidimos adquirir una cámara «buena» con la finalidad de convertirnos en profesionales y tomar fotos de esos lugares o momentos que tanto nos gustan, sin embargo, no todo es tan fácil como parece, para lograr resultados increíbles debemos ir dando tumbos hasta lograr el la foto que queremos, y muchas veces a pesar de haberla logrado es normal preguntarse ¿Pero como lo hice?.

Por que sabemos que las cosas se pueden difíciles queremos compartir contigo los consejos básicos para realizar una buena fotografía. En primera instancia se deben tomar muchos aspectos en cuenta, aspectos esenciales y casi imperceptibles cuando utilizas una cámara en modo manual por primera vez.

Fotografía como aprendizaje

La fotografía no es algo fácil de aprender. La mayoría de las cámaras ofrecen un modo automático que de vez en cuando nos pueden facilitar las cosas dando un resultado bastante aceptable, pero para aprender realmente lo necesario es usar el modo manual.

La cámara es una herramienta con resultados asombrosos a la cual hay que invertirle muchas horas de aprendizaje y práctica, además de la enseñanza se debe poseer técnica y creatividad, a través de la experiencia con el tiempo se lograrán conseguir fotos a la altura.

Cámaras reflex digitales

El principiante en este tema debe tener en cuenta que mucho más que potencia una buena primera cámara debe ser simple y llana, fácil de usar y de fácil interacción, además; con un precio asequible.

Cada marca ofrece modelos con características distintas, por lo cual es primordial saber que se quiere o se busca, y a pesar que cada profesional tiene sus preferencias, muchos otros van con la corriente no siempre «nuevo es mejor» hay cámaras que a pesar no ser de última generación ofrecen rasgos excelentes.

Parámetros básicos del disparo

Conceptos como la captura, el control de la exposición, la regulación de la luz que entra en tu cámara y lo que se capta en la fotografía que deseas tomar está basado en 3 aspectos básicos:

El Diafragma

Es uno de los componentes esenciales de nuestro objetivo o lente, tiene forma de disco y está formado por diversas aletas que permiten regular su apertura, su función principal es regular la cantidad de luz que penetra en el sensor de nuestra cámara fotográfica, muy similar a la función del iris en el ojo humano.

Apertura del diafragma

La apertura del diafragma hace referencia a la cantidad de luz que entra por nuestro objetivo, lo que nos permite controlar la cantidad de brillo o sombras dentro de una fotografía a mayor apertura del diafragma mayor luz entra en nuestro objetivo, dando el resultado de una fotografía con abundante luz y brillo, a menor apertura de diafragmara obtenemos una foto más oscura, con abundancia de sombras.

Variar el diafragma tiene repercusión directa sobre la profundidad de campo, esto es, el área de la foto enfocada. Pero también tiene una consecuencia poco conocida, y es que influye directamente sobre la nitidez que podemos obtener.

Inevitablemente, por muy buenos que sean, todos los objetivos todos pierden algo de nitidez en las aperturas cercanas a la máxima.

La apertura del diafragma se indica en la fotografía por el valor f.(ahora ya sabes que representa este valor en tu cámara, Se entiende que a menor número f. de apertura más abierto está el diafragma y más luz dejara pasar al sensor, y a mayor numero f. de apertura mas cerrado el diafragma y dejara pasar menos luz.

Debemos de tener en cuenta que la apertura de diafragma afecta a la profundidad de campo, y con valores altos de f, todo queda más enfocado y más nítido (mayor profundidad) y por el contrario a f más bajos la apertura es mayor y tendremos menos profundidad de campo, con el cual se consigue el “fondo borroso” o «fondo desenfocado» en la fotografía.

Te dejamos algunos ejemplos de lo que se puede lograr al manipular el iris de la cámara para que pongas a volar tu creatividad.

Cada objetivo tiene una apertura de diafragma máxima. Si son objetivos con distancia focal fija la apertura máxima es fija, para zooms la apertura máxima puede cambiar según varía la distancia focal, dependiendo del diseño del objetivo.

Tiempo de exposición

La exposición hace referencia al tiempo durante el cual nuestro sensor fotográfico está expuesto a la incidencia de luz, este aspecto influye principalmente sobre el brillo y la capacidad de capturar los momentos de forma estática.

No es lo mismo fotografiar un objeto estático que a uno en movimiento.

A mayor tiempo de exposición obtendríamos fotografías con mayor luminosidad, a menor tiempo de exposición obtenemos menor cantidad de luz pero una fotografía más estática.

Este parámetro se mide en segundos o fracciones de segundo; 1”, 2”, 1/20, 1/60, 1/250. Lo más frecuente es disparar con fracciones de segundo, que a veces por comodidad se suelen expresar en la cámara con cifras como 30, 60, 250, 2000, etc.

Aunque no puede hablarse de tiempos rápidos o lentos con independencia de la situación fotografiada en la mayoría de situaciones podemos distinguir:

  • Tiempos cortos: inferiores a 1/60 segundos; el obturador permanece abierto muy poco tiempo dejando pasar menos luz hacia el sensor. Dependiendo de la óptica utilizada, se consigue congelar o reducir notablemente el movimiento de un objeto en la fotografía.
  • Tiempos largos: superiores a 1/60 s; el obturador permanece abierto más tiempo dejando pasar más luz. Con ellas se consiguen imágenes movidas, desplazadas, otorgando mayor sensación de desplazamiento. En estos tiempos es recomendable usar un trípode o el temporizador para evitar que se mueva la cámara durante el tiempo de exposición.
Fotografía con tiempo de exposición

Sensibilidad del sensor (ISO)

Este parámetro Indica el grado de sensibilidad de nuestro sensor para captar la luz que entra en nuestra cámara. A mayor valor de ISO mayor sensibilidad y menos tiempo deberá incidir la luz para conseguir captarla. A menor valor de ISO menor sensibilidad y más tiempo deberá incidir la luz para conseguir captar la luz necesaria.

En fotografía debes usar el menor valor de ISO posible porque a mayor valor de ISO más ruido aparece (una especie de grano en la cámara). Que aparezca más o menos ruido depende de la cámara, sobre todo del tamaño del sensor

Son muchos los fotógrafos, que le tienen mucho respeto al ruido en una imagen, y para que este no aparezca, no modifican los valores del ISO, resultándoles imágenes subexpuestas, que seguramente serán fotografías con peor calidad que unas correctamente expuestas, pero con ISO más elevados.

Recuerda: Utiliza el valor ISO más bajo que tenga nuestra cámara, pero siempre garantizando que la foto nos sale correctamente expuesta, para los valores de velocidad de obturación y apertura de diafragma deseados.

Fotografía con sensibilidad ISO

Inversión alta de dinero

La fotografía cuesta dinero

Si crees que el mundo de la fotografía solo incluye la inversión de la cámara estás equivocado.

Si quieres adentrarte más en esta disciplina debes saber que hay objetos necesarios para empezar a ser un profesional y algunos como trípode, filtros, etc. son equipos de alto costo monetario.

Cabe mencionar que las reparaciones del equipo también tienen un costo algo alto. Prepara tu bolsillo, con un poco de esfuerzo lograrás conseguir el equipo deseado ¡Animo!

Toma en cuenta el peso

Una cámara pequeña es ligera de llevar, pero no sucede lo mismo con un equipo fotográfico digital más completo. Es probable que incluso lleves un peso de más de 6 kilos de material de equipo.